La magia de los hipopresivos

Si me sigues en instagram ya habrás visto por stories que hace unos días he comenzado a ir a clases de hipopresivos con el objetivo de recuperar mi musculatura abdominal ya que la noto menos firme y fortalecer el suelo pélvico (tras el parto he tenido algún que otro problemilla del que ya hablaré otro día)

Seguramente ya hayas oido hablar de esta “nueva” (aunque de nueva tiene poco) gimnasia muy de moda últimamente, pero es posible que realidad no te quede claro del todo de que se trata.

Su nombre ya nos da una pista de lo que nos espera: “baja presión” , por lo que estamos hablando de una gimnasia sin presión que sirve mejorar y fortalecer la musculatura abdominal y el suelo pélvico.

Y no, no es una técnica nueva que ha salido de la nada. Esta metodología de trabajo fue creada en los años 80 por el doctor en Motricidad Marcel Caufriez para mejorar la zona abdominal y el suelo pélvico, pero al investigar y trabajar sobre ello, vio que además su práctica producía otras muchas mejoras.

Claro, pero estamos en 2019, y gracias a los estudios, a estos ejercicios se le ha añadido los avances en las ciencias del entrenamiento, por lo que hoy en día tenemos los “Low Pressure Fitness” que juntan técnicas respiratorias, ejercicios de la musculatura de la zona y reeducación postural.

Pero seguramente tu mayor pregunta es: “pero que efectos se notan al practicarlos?”. Pues son varios, entre ellos el fortalecimiento del suelo pélvico y el abdomen (a muchas de nosotras después del embarazo se nos queda una diástasis en los músculos del abdomen), la reducción del perímetro de la cintura (no es broma, hay estudios que lo demuestran!), mejora la capacidad torácica ya que se trabajan las respiraciones, se consigue mayor flexibilidad y se corrige la postura corporal.

Y para quién y cuándo son? Pues están indicados después del embarazo, como ya hemos dicho puede haber diastasis abdominal (separación de los músicos del abdomen) y toda la musculatura del suelo pélvico esta blanda por el peso soportado. Los hipopresivos ayudan tanto a recuperar la cintura y el vientre plano, como a fortalecer la musculatura pélvica. Y en caso de hernia lumbar o cervical ya que al reforzar el transverso se fortalece la faja abdominal y mejora la dolencia. Además, el hipopresivo también ayuda a crear espacio entre la vértebras, sobre todo en las posturas que se realizan de pie. También están indicados en casos de incontinencia urinaria porque permiten regenerar nuestro tono muscular y adquirir una mayor conciencia del cuerpo.

Eso si, existen algunas situaciones en las que los ejercicios deben adaptarse, como por ejemplo patologías coronarias, hipertensión, inflamaciones intestinales o alguna lesión específica de columna o abdominal. En el caso de que estés embarazada, hay un programa de entrenamiento totalmente adaptado basado en trabajo postural y respiratorio pero evitando apneas.

Otra gran ventaja es que basta con hacer 20 minutos de hipopresivos a la semana para notar mejorías en nuestros cuerpo. Eso si, siempre con la supervisión de profesionales que corrijan tu postura y te guíen en los ejercicios.

Yo puedo deciros qué aunque acabo de empezar y aún no noto un gran cambio, si que es cierto que salgo de clase con una gran sensación de bienestar y conciencia de mi postura corporal. Mas adelante os contaré los cambios musculares que voy notando.

Y tu, practicas este tipo de ejercicio?


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s